au pair ¿ser o no ser?

Esta historia narra la experiencia de Sara siendo Au Pair (contada por ella misma) y hace parte de nuestras sección de Historias Compartidas. Disfrútala 🙂

@thelatinbible

Mi historia comienza en Múnich, Alemania, en donde decidí ser AU PAIR después de varias entrevistas con una familia, que a mi parecer por Skype se veían chéveres y acordes a mi personalidad. Para ser sincera, pequé un poco al no preguntar muchas cosas, ya sea por pena, por nervios o por el idioma, pues intenté hablar alemán en la entrevista pero mis alcances eran muy básicos, así que me dedicaba a escuchar más que a preguntar.

Cuando llegue a Alemania, después del largo viaje, me recibieron en el aeropuerto los dos niños que cuidaría y sus padres, fueron muy amables conmigo. Una vez llegamos a la casa me tenían una cena y unas flores, detalle que me pareció muy especial por parte de ellos.

Al día siguiente me preparé para comenzar a entender mi rutina y conocer un poco más el barrio donde viviría. Comencé a notar que el comportamiento de los niños era un poco agresivo…cuando mi host mom, intentaba explicarme algo en ingles, los niños comenzaban a gritar, ya que no entendían. Eso me causo curiosidad pero al final lo tomé como un “son solo niños”. Empece a escuchar comentarios negativos por parte de ellos respecto a su AU PAIR anterior, una chica de Bogotá. No preste atención a los comentarios y me dediqué simplemente a dar la mejor impresión mía para que olvidaran aquella “mala” experiencia que ellos decían haber tenido.

Conforme pasaban los días mi perspectiva cambio mucho, los niños eran violentos, me pegaban, me gritaban, arañaban y escupían, jamas me prestaban atención y cuando los padres llegaban en la noche solo se quejaban, yo me empece a sentir mal al respecto. Los padres también cambiaron conmigo al ver el descontento de los niños. Yo continuaba intentando dar lo mejor de mí pero la situación empeoraba cada vez más, los niños no querían pasar tiempo conmigo, una vez llegaban del colegio me tiraban la maleta en la cara y me insultaban, constantemente me decían: “du bist sehr komish” (eres muy rara) luego no me hablaban o se dedicaban a hacerme la tarde imposible (encerrándome en el balcón, tirando agua en mi cuarto, rayando mi ropa y cuadernos, perdiéndose de gusto si salíamos a jugar en calle, pegando o insultándome) hasta que llegaba mi host mom y en vez de reprochar la grosería de sus hijos les daba la razón.

Los días pasaron y a veces en las mañanas no recibía ni un “guten morgen” (buenos días) de vuelta por parte de nadie (a veces mi host dad lo hacía, en realidad era un hombre muy dulce pero trabajaba 24/7 y pocas veces estaba en la casa). Adicional a esto a la familia no le caía en gracia que saliera; un domingo en mi día off salí con un amigo alemán y su novia a comer, así que no comí en la casa con ellos, al llegar recibí gritos y una pelea inmensa por parte de la madre al no haber “avisado” y por no cenar con ellos.

Nunca me dieron el ticket de transporte público, según ellos porque no estaba estudiando alemán (era verano y los colegios cerraron justo cuando yo llegue) y la primera vez que hice un viaje se enojaron porque del aeropuerto no llegue directamente a la casa (la verdad estaba muy cansada y quería dormir, así que fui donde una amiga unas horas para descansar) y se negaron a servirme un plato de comida esa noche.

Así pasaron los días y cada vez había un problema nuevo, además me criticaban por todo, por mi forma de vestir (aunque fuese verano no me gustaba estar de falda o shorts, soy un poco más recatada al vestir), por lo que comía, por los lugares que visitaba y hasta por lo que hacia en mi tiempo libre (amo dormir hasta tarde en mis días off pero hasta eso les parecía “raro”).

Un día de casualidad conocí a su anterior AU PAIR, ella se fue de esa casa porque el niño mayor le enterró un cuchillo en sus muñecas (SI UN CUCHILLO),

Un día de casualidad conocí a su anterior AU PAIR, ella se fue de esa casa porque el niño mayor le enterró un cuchillo en sus muñecas (SI UN CUCHILLO), lo saco de la cocina y le corto sus manos, además me comento de todo el maltrato psicológico que recibió en la casa, me mostró fotos y pruebas y me aconsejo salir huyendo de allí. 

Comencé a buscar una nueva familia y cuando la encontré me senté con ellos y les comente, como esta establecido en el programa, les dije que me marcharía en 15 días mientras ellos buscaban a alguien más. Ellos al terminar la conversación me pidieron que me fuera de la casa al día siguiente a las 8 am… yo desconcertada y sin saber a donde ir, perdí toda esperanza. Cabe aclarar que desde el primer inconveniente, hable con la organización encargada de mi programa como AU PAIR en Múnich y ellos solamente le dieron siempre la razón a la familia. 

Me fui a la mañana siguiente, mi nueva host family me recibió 15 días antes de lo planeado y aquí comienza mi segunda historia.

En esta nueva familia también cuidaría dos niños uno de 6 años y otro de 2. El mayor siempre fue muy lindo conmigo, hicimos una conexión muy bonita, y el pequeño en realidad me tenía un poco de desconfianza (que es normal en un bebe), pero era cariñoso. En esta nueva familia me sucedió algo diferente y fue que la familia me propuso estudiar alemán online mientras terminaba el verano, lo que a mí no me gusto, ya que quería conocer gente y aprovechar un verano en Europa, las horas de trabajo se extendían más de las 40 horas semanales y cuando iba a salir me pedían que no lo hiciera, ya que de pronto me necesitarían, tampoco me dejaban lavar mi ropa (porque se lavaba cuando mi host mom lo dijera, así me vi un día sin tener siquiera ropa interior limpia), adicional a esto cuando tenía la oportunidad de salir recibía mensajes constantemente  de mi host mom diciéndome que no me demorara o diciéndome que por que no había tendido mi cama (mi cuarto quedaba en el sótano) o por que según ella, no había lavado bien mi baño (lo hacia bien) y mil cosas más que me generaban ansiedad y angustia.

Me pidieron hacer todo para el cumpleaños del niño mayor las invitaciones a mano, la decoración, la piñata y me pidieron estar todo el día (mi día libre) en el cumpleaños del niño, lo cual me pareció bien, pero trabaje todo ese día  y me regañaban constantemente en la fiesta (delante de los invitados) si descuidaba algún niño asistente (eran como 20). Constantemente me ponían a hacer labores que no debería hacer una AU PAIR como limpiar toda la casa, ventanas y ocuparme del jardín y cuando hable con ellos del tema simplemente me dijeron que allí estaba la puerta. 

El día que me echaron lo hicieron porque me desperté para hacerle el desayuno a los niños y mi host dad me pidió que comenzara una hora después, ya que él quería ese día hacer el desayuno y empacar la lonchera de los niños, no le vi nada malo y aproveche para organizar mi cuarto mientras tanto, cuando subí nuevamente a comenzar a trabajar, me dijeron que era una irresponsable y nuevamente me gritaron y me trataron mal. Recuerdo que mi host mom me decía que era una inepta y que jamas triunfaría en la vida (aún no entiendo para qué tenía que decirme todas estas cosas y más mientras yo empacaba llorando), además y para finalizar  cuando ya estaba sacando mis maletas de la casa me hizo abrir todo para inspeccionar que no me hubiera robado nada. 

Una colombiana que era vecina ya me había advertido que ellos eran un tanto raros y que en menos de 2 meses ya habían tenido 6 AU PAIRS diferentes las cuales terminaban en casa de ella pidiendo ayuda… 

Me fui entonces a la mañana siguiente, de nuevo yo no tenía a donde ir o donde siquiera dormir esa noche. Un amigo de un amigo me ofreció su sofá por unos días, mientras tomaba un vuelo a un país cercano donde tenía amigos que podían ayudarme. Estando en este país y la verdad muy frustrada decidí buscar mi tercera familia. 

La encontré y desde un principio fui muy clara con ellos, les advertí que dormía hasta tarde los domingos y que me gustaba salir y conocer gente en mi tiempo libre, les pedí respeto y que jamas me gritaran. Finalmente me di una última oportunidad y esta resulto siendo una buena familia. Vivían muy lejos del centro de Múnich pero ellos eran muy comprensivos y disfrutaban que tuviera otra vida por fuera de la casa. Los niños me querían mucho y yo me sentía a gusto, valoraban lo que hacia y me explicaban en buenas palabras si debía mejorar algo. Pase el resto de meses con ellos aprendiendo y viviendo lo que podía de lo que me quedaba en Múnich, yo estaba relativamente contenta y ellos  fueron justos y buena onda conmigo.

Mi visa terminaba a finales de mayo y ellos decidieron buscar otra colombiana, le dijeron a la chica que llegara en abril para que yo le explicara todo y fuera más fácil para los niños. El único inconveniente fue que esta chica decidió comprar el tiquete para el 1.º de abril, por lo que la familia pidió que me fuera, ya que no podían pagarnos a las dos y eran 2 meses en los que no me necesitaban, me decepcione mucho de ellos, ya que solo me dieron 50 euros para sobrevivir en Múnich por 2 meses y solo me ofrecieron llevarme a donde me quedaría… me quede en shock. Realmente pensaba que se interesaban más por mí, afortunadamente en ese momento, conté con el apoyo de un amigo que me hospedo por esos meses. Al final de la experiencia pude disfrutar en libertad de la vida de la capital de Baviera y me quedaron muchos aprendizajes también de todo lo vivido, lo bueno y lo malo.


Esta historia fue escrita por Sara Villegas y compartida por medio de este Blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s